Ernesto Alejandro II y Cucal

Blog 1_Bebé

El curso típico de la vida suele parecerse bastante a un conocido anuncio de la industria insecticida. Éste salió en televisión durante un tiempo, hace algo más de dos décadas. Probablemente aún lo recuerdes, pero como pista dejo esta curiosa paráfrasis: nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos.

Puede ser que alguno de vosotros lo hayáis vivido. Incluso quienes no os encontréis en ese contexto habréis sospechado que la búsqueda previa o el nombre finalmente elegido para una criatura recién nacida no siempre implica el más absoluto de los acuerdos entre los padres.

Normalmente a casi todos nos llegan noticias referentes a estas diferencias. Pueden darse en parejas de toda clase y condición, en relación a los gustos o las tendencias más comunes en lo que a la denominación de bebés recién nacidos se refiere: simple o compuesto, clásico o de moda, nacional o extranjero,…

Dejando al margen otras cuestiones culturales o idiomáticas que podrían venir a cuento, os planteo varios temas interesantes. Como pareja, ¿respetamos y acatamos las tradiciones de las dos familias para poner nombres a nuestros hijos, aunque no estemos conformes? ¿Tal vez nos de vergüenza escuchar la opinión de la gente sobre nuestros gustos o decisiones ya tomadas? ¿O quizá obremos en los segundos nacimientos como forma de represalia por lo ocurrido con el nombramiento del primer hijo? O incluso, en los casos más enrevesados, ¿proponemos algún nombre en homenaje a otra persona que hubiera pasado por nuestras vidas, de incógnito ante nuestras parejas?

Se admiten sugerencias, conjeturas o hipótesis. Bueno… ¡también se permiten evidencias e historias reales!

7 pensamientos en “Ernesto Alejandro II y Cucal

  1. Por lo visto mi nombre se decidió en el hospital, a última hora. Le gustó a mi madre que recuerda como una vecina llamaba a su hija por la ventana para que subiera a casa. Curioso!

    Me gusta

  2. Mi nombre lo decidió mi hermana…desde antes de que mis padres decidieran tener otro hijo/a. Ella ya tenía claro que quería una hermana que se llamara Mónica…muchas gracias por elegir un nombre tan bonito! Por lo menos eso me parece a mi!.
    Ahora que soy madre, entiendo lo complicado que es buscar un nombre apropiado para tus hijos. Aunque pienso que no hay nombres feos o bonitos, sólo las personas los afean o los embellecen…

    Me gusta

  3. Bueno, mi nombre venia decidido desde que mi madre era niña, pero… Es el nombre acaso lo que nos marca o la forma en las que nos tratan… Quién sabe, pero la decisión es muy importante para marcarnos para siempre.

    Me gusta

  4. En mi caso mis padres se inspiraron en el personaje que mas les gustaba de una serie de televisión de aquellos años, La Casa de la Pradera. Podría haber sido peor!.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s